Intolerancia a la lactosa ¿cómo se produce y cuál es el tratamiento?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Tomar leche te produce dolor de estómago, gases e hinchazón? Puede ser que tengas alergia a la proteína de la leche (APLV), no digieras bien la lactosa o tengas intolerancia. ¿Sabes qué significa tener intolerancia a la lactosa y las opciones que tienes para no excluir los lácteos de tu dieta? En este artículo te lo contamos

La intolerancia a la lactosa es la falta de capacidad del cuerpo para digerir de forma correcta el azúcar que se presenta en la leche, ya sea de cabra, vaca o incluso la materna. Se trata de un problema que es bastante usual, ya que se estima que la mitad de la humanidad tiene intolerancia a la lactosa, en un menor o mayor nivel.

En España se calcula que entre el 10% y el 15% de la población no tolera la lactosa y más del 30% sufre una mala digestión o intolerancia en alguno de sus grados.

¿Cómo se produce la intolerancia a la lactosa?

Importante comentar que no hay que confundir conceptos, lactosa y lactasa no es lo mismo. La lactasa es una enzima que se ubica en el intestino delgado y es la encargada de desmenuzar el azúcar de la leche en azúcares más pequeños para que pueda digerirse bien. Las personas que sufren intolerancia a la lactosa, no tiene esta enzima en su intestino delgado, por lo que la digestión de la lactosa se hace pesada y sufren las consecuencias en su aparato digestivo. 

Los que padecen intolerancia a la lactosa, por tanto, no pueden comer muchos alimentos derivados de la leche, como puede ser la nata, el queso o los helados, aunque en la actualidad el mercado ofrece muchos productos sin lactosa que tienen los mismos sabores que un producto hecho con leche normal.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

¿Cómo puedo saber si tengo intolerancia a la lactosa?

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen aparecer dentro de las 2 horas siguientes al consumo de productos lácteos. Si eres intolerante a la lactosa, experimentarás uno o más de los siguientes síntomas entre los 30 minutos y las dos horas posteriores a consumir un producto que contenga leche o que esté hecho a base de la misma:

  • Hinchazón abdominal, dolor de barriga o calambres
  • Borboteos en el estómago
  • Diarrea
  • Flatulencia o gas
  • Náuseas, que pueden estar acompañadas de vómitos

Si experimentas otros síntomas como urticaria o sibilancias en los pulmones inmediatamente después de consumir leche, probablemente se deba a que eres alérgico a la proteína de la leche. Esta condición es diferente a la intolerancia y un poco más severa para la salud, ya que la intolerancia no supone un riesgo real -simplemente provoca un malestar inmediato-, mientras que la alergia puede derivar en consecuencias más graves.

Alimentos y recetas sin lactosa, la mejor opción

En la actualidad hay muy buenos tratamientos para poder comer con normalidad aunque se padezca este tipo de intolerancia. La única forma de que no se presenten los síntomas es excluir ciertos alimentos de la dieta. De esta manera, los síntomas apenas aparecerán, y en muchos casos, se extinguirán de manera notable o completamente.

Una de las mejores opciones también puede ser encontrar alimentos sustitutivos con un contenido bajo para evitar que aparezcan los síntomas. Las bebidas de almendras, avena, soja, arroz, leche sin lactosa o la de coco, de la misma forma que los helados o los quesos sin leche, son los mejores productos para personas que no son tolerantes al azúcar de la leche.

Te aconsejamos que a la hora de comprar este tipo de productos busques el sello de ADILAC, Asociación de Intolerantes a la Lactosa, que certifica que el producto es altamente recomendable para personas que sufren esta afección. Además, también puedes adaptar tu dieta a la intolerancia aprendiendo a cocinar recetas sin lactosa con alimentos que no la contienen.

Los mejores libros de recetas sin lactosa que hemos encontrado

OFERTASuperventas No. 2
Superventas No. 3
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario