¿Qué es la rosácea, qué tipos hay y por qué se produce?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La rosácea es una afección cutánea inflamatoria crónica común que pocas personas, incluso aquellas a las que se les ha diagnosticado, conocen lo suficiente. En este artículo, te guiaremos a través de la información básica sobre cómo identificar esta afección y los tipos de rosácea que existen.

Muchas personas, incluso aquellas con rosácea, piensan que esta condición solo hace que una persona se ruborice fácilmente o tenga enrojecimiento en su piel. En realidad, la rosácea es una afección cutánea compleja que puede abarcar una amplia gama de síntomas que empeoran cuando no se tratan adecuadamente. Por esta razón, las personas con esta enfermedad deben acudir con un dermatólogo para crear una rutina diaria de cuidado de la piel que combata el impacto a corto y largo plazo de esta afección.

¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una afección cutánea común que afecta a una gran cantidad de personas. Aunque el rubor crónico es lo que la mayoría de las personas asocia con este trastorno de la piel, este es solo uno de los síntomas de un tipo de rosácea.

En realidad, la afección inflamatoria de la piel abarca una amplia gama de síntomas mucho más compleja, que a menudo pueden diagnosticarse erróneamente debido a lo mucho que se parecen a otras afecciones de la piel como quemaduras solares, acné, eccema y reacciones cutáneas alérgicas. Incluso los profesionales médicos bien capacitados pueden diagnosticar mal esta afección.

Sus síntomas se parecen a los de muchas otras afecciones cutáneas crónicas, pero los tratamientos para estas afecciones pueden empeorar los efectos. Por esta razón, es importante buscar el consejo médico correcto y un diagnóstico preciso de un dermatólogo si sospechas que puedes tener esta enfermedad. Muchas veces, los pacientes experimentan brotes graves exacerbados por tratamientos ineficaces. Debido a que a veces se diagnostica erróneamente, es realmente importante entender qué es y los tipos y síntomas de la rosácea.

¿Cuáles son los cuatro tipos de rosácea? ¿Cómo sé qué tipo tengo?

Muchas personas se sorprenden cuando escuchan que puede tener más de un tipo. Hay cuatro principales, pero a diferencia de otras afecciones de la piel, los pacientes con esta afección, en realidad, pueden desarrollar síntomas de muchos tipos de rosácea, a veces al mismo tiempo.

rosácea

Para seguir un tratamiento adecuado, es importante examinar cuidadosamente la piel del paciente, hablar sobre sus antecedentes médicos y asegurarse de ofrecer las opciones adecuadas para las necesidades de cada persona. Todo eso comienza con tratar de identificar qué tipo o tipos de rosácea están afectando a la piel. Los cuatro tipos de rosácea son:

  • Rosácea eritematotelangiectásica.
  • Rosácea papulopustulosa (acné).
  • Rosácea fimatosa.
  • Rosácea ocular.

Es más probable que cada uno de estos tipos de rosácea aparezca en la cara, la cabeza y el cuello. En casos raros (y a menudo más graves), la rosácea puede afectar otras partes del cuerpo. Aunque la causa subyacente específica de la rosácea no se ha determinado de manera definitiva, la inflamación es el principal síntoma de la afección de la piel, y muchos investigadores creen que los diferentes tipos se desarrollan debido a un aumento de la inflamación no controlada.

Eritematotelangiectásica

La rosácea eritematotelangiectásica, generalmente denominada simplemente RET, es el tipo con el que la mayoría de las personas están familiarizadas. Causa enrojecimiento facial que afecta con mayor frecuencia a las mejillas, la nariz y la frente. Sin embargo, las personas también pueden notar enrojecimiento en el cuero cabelludo, el cuello y la barbilla, especialmente si su rosácea no se maneja adecuadamente.

En las primeras etapas, es posible que se note solo un enrojecimiento o vasos sanguíneos visiblemente dilatados de vez en cuando. Sin embargo, esta afección puede progresar sin el tratamiento adecuado, lo que lleva a brotes que ocurren con más frecuencia, duran más, cubren una mayor cantidad de piel o no desaparecen en absoluto.

Aunque la coloración roja y los vasos sanguíneos visibles son los efectos más comunes de la RET, las personas con esta afección también pueden experimentar calor en las zonas afectadas, así como hormigueo, escozor o hinchazón. En algunos casos, las personas también notan que su piel comienza a sentirse muy seca o escamosa.

qué es la rosácea

Papulopustulosa

La rosácea papulopustulosa, a la que puede haber oído hablar como acné rosácea, causa enrojecimiento e inflamación facial, así como arañas vasculares visibles, comunes para muchas personas que sufren rosácea. Sin embargo, este tipo también se acompaña de brotes similares al acné.

Aunque el acné puede causar muchos tipos diferentes de granos (puntos negros, puntos blancos, quistes, pústulas, etc.), la rosácea papulopustulosa suele causar imperfecciones muy grandes y dolorosas llamadas pápulas y pústulas que se desarrollan profundamente en la piel y pueden ser muy dolorosas. Al igual que otros tipos de rosácea, estas imperfecciones se desarrollan principalmente en el centro de la cara, pero también pueden aparecer granos en el cuero cabelludo y el cuello.

En casos muy graves que no se tratan, el pecho y los hombros también pueden verse afectados. A diferencia del acné, que generalmente se desarrolla primero durante la adolescencia, la rosácea papulopustulosa es más común en los adultos, especialmente en las mujeres de mediana edad. Además de los granos, los pacientes con esta afección también pueden notar su piel muy sensible y el área afectada puede arder o picar.

Fimatosa

Al igual que las placas engrosadas asociadas con la rosácea papulopustular, las personas con esta afección experimentan un engrosamiento de la piel que puede comenzar como pequeñas zonas con protuberancias. Las personas describen esta textura como similar al tejido cicatricial.

En muchos casos, desarrollan una afección relacionada llamada rinofima. Esta afección ocurre cuando el engrosamiento de la piel, debido a la rosácea fimatosa, hace que la piel alrededor de la nariz se acumule, creando una apariencia bulbosa y agrandada. Esta condición es significativamente más común en hombres que en mujeres y casi siempre es el resultado de rosácea mal controlada o no tratada.

Además de la acumulación de piel, este tipo también causa enrojecimiento y vasos sanguíneos visibles que son familiares en otros tipos de rosácea. Igualmente puede hacer que los poros se agranden visiblemente. Aunque esta es una de las más graves, también es menos común que las otras formas de esta afección cutánea.

síntomas de la rosácea

Ocular

La rosácea ocular afecta a los ojos. Como otros tipos, causa enrojecimiento e inflamación tanto dentro de los ojos como en los párpados y la piel alrededor de los ojos. Las personas pueden tener los ojos inyectados en sangre, hinchazón o protuberancias en los párpados que se parecen a los orzuelos. Aquellos con esta afección experimentan que tienen los ojos llorosos, rojos e irritados.

Las personas con esta afección notan sequedad general y aumento de la sensibilidad ocular y, en algunos casos, visión borrosa y fotosensibilidad (incomodidad o dificultad para enfocar los ojos con luz brillante).

Esta es una de las formas de rosácea que se diagnostican erróneamente con mayor frecuencia, ya que muchos profesionales médicos no logran establecer el vínculo entre una afección de la piel como la que afecta los ojos. Los síntomas que indican que una persona está lidiando con rosácea ocular en lugar de otras afecciones oculares comunes son, entre otros:

  • Vasos sanguíneos visibles en los párpados y alrededor de los ojos.
  • Quistes en los ojos.
  • Enrojecimiento, picazón o hinchazón de la piel alrededor de los ojos.
  • Síntomas asociados con otros tipos de rosácea.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario