Películas sobre relaciones tóxicas que deberías ver para evitarlas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Controla lo que haces, se pone celoso, le gusta que le digas dónde estás y con quién. Vigila lo que comes y te hace comentarios sobre tu peso. Se pone un poco violento, no le gustan ni tu familia ni tus amigos (tranquila, a tu familia y amigos tampoco les cae bien). No te deja ni a sol ni a sombra. Y lo peor es que a veces puede llegar a humillarte y anularte como persona… pero es tan encantador que tú no te das cuenta. No, no es una monada y no, no se preocupa por ti. Querida, no es amor. Se llama toxicidad. Te presentamos nuestra lista de películas sobre relaciones tóxicas que deberías ver para identificar a este tipo de personas que, a la larga, solo te traerán un mar de calamidades.

Películas sobre relaciones tóxicas

500 días juntos

“Esta la historia de un chico conoce a una chica, pero antes deberíais de saber que esta no es una historia de amor”; así comienza 500 días juntos, una película indie de culto con la que abrimos el melón de las relaciones tóxicas en la pantalla grande.

La historia gira en torno a Tom (Joseph Gordon-Levitt), un enamorado del amor que un buen día conoce a Summer (Zoey Deschanel) y, de inmediato, se enamora de ella por cosas tan simples como que le gustaba la misma banda británica que a él. Casi de inmediato nos identificamos con Tom, un chico monísimo que, pico y pala y convencido de “el que la sigue, la consigue”, logra que Summer le haga caso e inician una tórrida relación con paseos por el Ikea incluidos. Al final, Summer deja a Tom, corazón partío de por medio, como no puede ser de otra forma.

Y Tom se obsesiona y no hace más que hablar con sus amigos de Summer y lo mágica que la chica era y lo mal que lo ha hecho él para que ella termine alejándose. Después comienza a odiar a Summer por lo pérfida que es al ponerle punto final a los puntos suspensivos. Y hasta aquí, uno piensa que Summer es la mala de la historia y Tom una de sus víctimas.

Pero debemos decirte aquí que te replantees el argumento, pues desde un principio, Summer le dijo a Tom que no quería tener una relación. Y es aquí cuando lanzamos la gran pregunta, ¿quién es el tóxico de esta película? ¿La chica que no quería tener una relación seria y consecuentemente, deja al chico… o él que, aún cuando se le avisó desde el principio y cuando ya lo habían dejado, continuó buscándola?

500 días juntos es una película sobre relaciones tóxicas que deberías de ver

¿Qué les pasa a los hombres?

Es la típica película en la que varias historias se entrelazan y entretejen. Protagonizada, entre otros, por Jennifer Aniston, Scarlett Johansson, Drew Barrymore, Ben Affleck y Bradley Cooper. Encontramos en ella varios patrones de toxicidad. Por ejemplo, hay una pareja que lleva 7 años juntos y, aunque ella quiere casarse, él no lo desea. Por otro lado, tenemos al matrimonio en apariencia perfecto, pero en el que él es infiel con otra chica a la que persigue su ex novio.

También está la mujer obsesionada con encontrar al hombre de sus sueños y que ve, en pequeñas muestras de amabilidad de los chicos, toda una historia de amor. Y, por supuesto, tenemos a la adicta a las citas por Internet. ¿Qué tienen en común todas estas personas? El terrible miedo a la soledad retratado de distintas maneras, incluso la de decidir permanecer junto a personas que las hacen infelices, antes de separarse y estar por su cuenta.

El diario de Noa

El diario de Noa no podía faltar en nuestra lista de películas sobre relaciones tóxicas. Y es que, aunque seguramente en su momento te encantó y te imaginaste encontrar un amor como el que viven Ryan Gosling y Rachel McAdams te contamos que, de romántica, la relación de Allie y Noa tiene más bien poco.

El argumento es sencillo: chico sin dinero invita a salir a niña rica y, por avatares de la vida, se separan durante 7 largos años. Pero vayamos al principio: cómo le pide una cita. Noa siente el flechazo por Allie nada más verla y le pide bailar. Ella dice que no. Y, mientras ella y su pareja estaban en la rueda de la fortuna en movimiento, Noa se sube y le pide salir. Ella lo rechaza, por lo que él hace el que se cuelga de la noria con el firme propósito de dejarse caer al vacío hasta que ella diga que sí. ¿Es tóxico, o no?

Después nos encontramos con que, en esos 7 años que pasan separados, Noa le escribe una carta a Allie todos los días. ¿Está enamorado de ella, o más bien obsesionado con ella? Sin contar con que siempre lograba que la chica terminara haciendo lo que él quería. Todo esto de forma muy sutil y con matices de cariño. No idealices un amor de película como este.

Closer

Closer, protagonizada por Julia Roberts, Natalie Portman, Clive Owen y Jude Law retrata una las relaciones más enfermizas que hemos visto en el cine, por eso la recomendamos como una de las películas sobre relaciones tóxicas que deberías de ver. Y es que estamos ante un cuadro de toxicidad en potencia, con situaciones de codependencia, infidelidades y traiciones al por mayor.

A lo largo de la trama vemos cómo los protagonistas se relacionan entre ellos: Alice con Larry, Larry con Anna, Anna con Dan, Dan con Alice… y rematamos diciéndote que Alice ni siquiera se llamaba Alice (personaje encarnado por la gran Natalie Portman) y que, durante toda la trama el mantiene a Jude Law engañado haciéndole creer que se llamaba así.

El final es brutal y te dejará un sabor agridulce al terminarla. También te recomendamos que la veas dos veces.

Perdida

Basada en el libro de Gillian Flynn, Perdida fue toda una revolución en el cine por el thriller que retrataba. Sin embargo, no nos encontramos ante una simple película de misterio, sino en todo un dramón tóxico. La protagonista, Rosamund Pike (que sale más bien poco), harta de las infidelidades de su marido, Ben Affleck, decide desaparecer. Se cansa de él y de la perfección en la que creyó vivir desde que le conoció y se casaron y, en definitiva, no vivieron felices para siempre. Y toda esa perfección y cuento rosa resulta pesado e intolerable.

Básicamente a Amy (Pike) se le rompen los esquemas cuando descubre que su marido, que tanto la idealizaba e idolatraba, la engaña. Y ahí podría acabar la historia, como otras tantas de mujeres independientes y fuertes que sobreviven a una infidelidad. La película se torna más tóxica cuando Amy decide vengarse de Affleck.

Big Eyes

Lo más triste de esta película, protagonizada por Amy Adams y dirigida por Tim Burton, es que es un filme biográfico; eso lo hace más estremecedor. Big Eyes cuenta la historia de la pintora Margaret Keane que en la década de los 60 catapultó a la fama a su esposo, Walter Keane, por las pinturas que ella realizaba, pero que Walter firmaba. Las pinturas, de un misterio y enigma increíbles, retrataban a personajes de ojos muy grandes, encumbran al marido y dejan a la mujer en la sombra.

Big Eyes, de Tim Burton es una película sobre relaciones tóxicas biográfica

A lo largo de la película vemos cómo él la chantajea para que ella siga pintando. Básicamente era su esclava porque, ¿quién iba a creer que una mujer fuera capaz de pintar semejante belleza? Durante los 106 minutos que dura la película podrás ver varias situaciones tóxicas que te harán cuestionarte si tú no te encuentras inmersa en una relación similar, no porque tú hagas cuadros u obras que firma tu pareja, sino por toda la situación de chantaje y manipulación en la que Margaret se encontraba inmersa.

Vicky, Cristina, Barcelona

De la mano de Woody Allen llega esta película sobre relaciones tóxicas que no te puedes perder. Protagonizada por Penélope Cruz, Javier Bardem y Scarlett Johansson, cuenta la historia de una pareja, Juan Antonio y María Elena (Bardem y Cruz) que viven en una guerra constante con violencia psicológica y física constante que raya los intentos de suicidio.

Todo parece muy normal para ellos hasta que llegan Vicky y Cristina a sus vidas para ponerlas de cabeza. Juan Antonio inicia una relación con ambas, a la vez que conserva a María Elena (que cada vez se vuelve más violenta) cerca. Aquí comenzamos a ver la fragilidad y límites de la mente de los protagonistas. ¿No te preguntas si tú también te encuentras al borde de este acantilado?

Todas las cosas buenas

Dentro de nuestra lista de películas sobre relaciones tóxicas no podemos dejar de mencionar Todas las cosas buenas, con Ryan Gosling y Kirsten Dunst. En esta película vemos lo mal que puede acabar una persona por no salir a tiempo de una relación tóxica. Quizá tú justifiques a tu pareja “es que él es así” “es que así me quiere él” “bueno, es que solo se preocupa por mí”, pero en realidad, deja que te digamos que no es sano.

Te ponemos en contexto: David se enamora de Katie de una manera enfermiza, pues comienza a limitarla, prohibirle cosas, la aísla de su familia y la anula como persona, pues él se cree con el poder total y absoluto de ser su dueño y señor. Spoiler: Katie desaparece. Pregúntate, ¿qué hubiera pasado si Katie hubiera visto las señales a tiempo? ¿qué hubiera pasado si hubiese abierto los ojos y salido de ahí antes?

Quiéreme si te atreves

La francesa Quiéreme si te atreves es una película sobre una relación tóxica fomentada desde la infancia. Aquí vemos a Julien (Guillaume Canet) y a Sophie (Marion Cotillard) jugar un juego tonto de niños llamado capaz o incapaz. Consistía en ponerse retos muy fáciles y quien los cumpliera se quedaba con una caja de hojalata muy querida por Julien.

Las cosas se tornan tóxicas cuando los años pasan, los niños crecen y dejan de jugar simples juegos de infancia para adentrarse en retos cada vez más atrevidos que los colocan en una relación amorosa bastante enfermiza. Te advertimos que la película tiene ese toque francés un poco surrealista.

Ha nacido una estrella

Es tan tóxica que no sabemos por dónde pillarla. Estamos seguros de que ya has visto esta película porque representó todo un hito después de su estreno y porque, cómo no, la banda sonora es maravillosa y más en la voz de la magnífica Lady Gaga. Y, si a eso le agregas de galán a Bradley Cooper y el momentazo que protagonizaron él y Gaga los Óscars, pues normal que te guste.

Pero te la vamos a desmitificar en un momentín y decirte que es una de las películas sobre relaciones tóxicas que deberías de ver para no caer en algo así. Empezamos por el hecho de que Bradley es un alcohólico que entra en un bar y se enamora de la voz de Gaga (¡como para no!) y la seduce con su grandeza. Y es que Jack (Cooper) va de tío pagado de sí mismo, cantante, seductor, con rollito de músico que sabía que podía tener en sus manos a cualquier mujer. Y Gaga cae, claro.

Lady Gaga y Bradley Cooper protagonizaron uno de los romances más tóxicos del cine

El primer momento tóxico que vemos es cuando él prácticamente la obliga a salir al escenario a cantar con él. Ella, abochornada, no tiene más remedio que hacerlo. Y ahí comienza la espiral. Él se la lleva de conciertos aquí y allá y crean un tándem único porque él, alcohólico, comienza a centrarse un poco más en la música gracias a ella a quien amolda a su gusto. El caos llega cuando ella, gracias a su voz, logra un contrato con una discográfica y lo eclipsa. Tenemos los celos por parte de él y los insultos hacia ella, como cuando le dice que es fea y daba pena. No idealices una relación así. Él no es romántico. Es un tóxico.

¡Olvídate de mí!

Otra de las películas sobre relaciones tóxicas que te recomendamos ver es ¡Olvídate de mí! No te diremos mucho sobre ella más que: ¿cómo de tóxica tendría que ser la relación con tu pareja para someterte a un tratamiento que te haga borrar tus recuerdos para lograr ser feliz?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario