¿Qué es la amniocentesis? Todo lo que debes saber

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando estás embarazada son muchas las decisiones que debes tomar, algunas de ellas son fáciles, mientras que otras son más complicadas. Una de las más difíciles a las que se enfrentan muchas futuras mamás es si deben hacerse una amniocentesis. Muchos futuros padres sienten curiosidad por saber qué es la amniocentesis y quieren saber si lo necesitan, en qué consiste y cuáles son los riesgos de este procedimiento.

¿En qué consiste la amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba prenatal común que consiste en extraer un poco de líquido amniótico del útero para su uso en pruebas o tratamientos. El líquido amniótico rodea al bebé en el saco amniótico. El análisis de este líquido, que contiene células fetales, puede proporcionar información crucial sobre la salud del bebé y puede ayudar al médico a diagnosticar o, con más frecuencia, descartar ciertos defectos de nacimiento y trastornos genéticos o cromosómicos. La amniocentesis también se usa para evaluar la madurez pulmonar. En el laboratorio, se realizan diferentes pruebas con líquido según cuál sea la preocupación subyacente.

Las pruebas de detección y diagnóstico prenatales se ofrecen a todas las mujeres embarazadas, pero debido a que la amniocentesis conlleva pequeños riesgos, es posible que algunos médicos prefieran ofrecérsela a los padres si existe un mayor riesgo de enfermedades cromosómicas o genéticas. En general, las pruebas de detección (como las ecografías y las pruebas de detección de portadores para los padres) le brindan al médico información sobre la probabilidad de que el bebé tenga una afección. Las pruebas de diagnóstico, como la amniocentesis, brindan a los médicos información más precisa sobre si el bebé corre riesgo de sufrir alguna enfermedad.

qué es la amniocentesis

La amniocentesis es opcional y no existe una opción correcta o incorrecta sobre la realización de la prueba. A algunos futuros padres les gustaría tener la mayor cantidad de información posible, mientras que otros prefieren no saberlo. En algunas situaciones, saber más antes puede ayudar a los médicos a tratar ciertos trastornos antes del nacimiento. El médico revisará los riesgos y beneficios del procedimiento, según tu situación, para ayudarte a tomar una decisión con la que se sienta cómoda.

En ocasiones, la amniocentesis se usa como tratamiento. Si tienes demasiado líquido amniótico (una afección conocida como polihidramnios), por ejemplo, tu médico puede recomendarte hacerte una amniocentesis para drenar el exceso de líquido.

¿Para qué sirve?

Ahora que ya sabes qué es la amniocentesis, explicaremos para qué sirve esta prueba. Se puede utilizar para evaluar muchos aspectos de la salud del bebé, como por ejemplo:

  • Algunos trastornos y enfermedades genéticos y cromosómicos: la amniocentesis no puede detectar todas las afecciones potenciales, pero puede detectar los siguientes:
    • Síndrome de Down.
    • Fibrosis quística.
    • Enfermedad de célula falciforme.
    • Enfermedad de Tay-Sachs.
    • Distrofia muscular.
  • Madurez pulmonar fetal: la amniocentesis puede ayudar a determinar si los pulmones del bebé son lo suficientemente maduros para el nacimiento.
  • Anemia fetal: si tu bebé tiene sensibilización al Rh (el factor Rhesus una proteína heredada que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos), se puede practicar una amniocentesis para determinar la gravedad de la anemia.
  • Infección fetal: se puede recomendar la prueba si se considera que el bebé tiene un mayor riesgo de infección.
  • Prueba de paternidad: la amniocentesis se puede utilizar para obtener el ADN del bebé para las pruebas de paternidad prenatal.

¿Por qué recomiendan los médicos hacer una amniocentesis?

Además de saber qué es la amniocentesis y para qué sirve, es importante conocer para qué suelen recomendarlas los especialistas. Hay muchas razones por las que tu médico puede aconsejar que te hagas una amniocentesis. La prueba de amniocentesis genética puede recomendarse por las siguientes razones:

  • Resultados anormales de una prueba de detección prenatal o una ecografía: Si a tu médico le preocupa el resultado de una prueba de detección prenatal, la amniocentesis puede confirmar o descartar algunas afecciones.
  • Si tú o tu pareja habéis tenido un hijo o un embarazo con una afección cromosómica o un defecto del tubo neural. La amniocentesis puede confirmar o descartar condiciones potenciales en tu embarazo actual.
  • Los antecedentes familiares tuyos y de tu pareja. Si tenéis antecedentes familiares de defectos congénitos o trastornos genéticos, o si alguno de los dos es portador de una enfermedad genética.
  • Tienes más de 35 años. La edad de la madre puede aumentar el riesgo de que el bebé padezca afecciones cromosómicas.

Se puede recomendar la prueba de madurez pulmonar fetal si tu médico considera hacer una inducción temprana o una cesárea en una situación que no sea de emergencia. En este caso, la amniocentesis generalmente se recomienda entre las 32 y 39 semanas de embarazo para ver si los pulmones del bebé están listos para el nacimiento.

La amniocentesis también se puede recomendar por otras razones. Por ejemplo, se les puede sugerir a las futuras mamás en el tercer trimestre para diagnosticar infecciones uterinas. También se puede recomendar para verificar la gravedad de la anemia en un bebé que tiene enfermedad Rh.

¿Cómo se hace?

Ahora que ya sabes qué es una amniocentesis y para qué se suele recomendar, posiblemente te preguntes cómo se lleva a cabo. Una amniocentesis puede parecer peligrosa, pero en realidad es un procedimiento bastante simple:

  1. El médico primero usa un ultrasonido para determinar la posición del feto y encuentra el mejor lugar desde el cual extraer el líquido amniótico.
  2. Se limpia el abdomen con un líquido antiséptico. Algunos médicos incluso pueden inyectar un medicamento anestésico.
  3. Se inserta una aguja fina y hueca a través del abdomen hasta el útero y el saco amniótico. No te preocupes, porque tu médico también controla cuidadosamente los signos vitales del bebé durante todo el proceso y se asegurará de que el feto no se mueva hacia la aguja. Puedes experimentar calambres durante el procedimiento y unas horas después.
  4. El médico usa una jeringa para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico y luego retira la aguja y colocará un vendaje.

Todo el procedimiento dura entre 30 segundos y 2 minutos. Luego, tu médico guardará el líquido en un recipiente especial y lo enviará para su análisis. Los resultados suelen llegar en dos semanas, momento en el que puedes reunirte con tu médico para comentarlos.

riesgos de la amniocentesis

¿Cuáles son los riesgos de la amniocentesis?

Además de saber qué es la amniocentesis y conocer cómo se lleva a cabo este procedimiento, posiblemente tengas dudas sobre los riesgos que supone. Las complicaciones graves son poco frecuentes, pero existen riesgos asociados con la amniocentesis que tu médico puede ayudarte a evaluar. Estos son:

  • Fuga de líquido amniótico: en casos raros, una pequeña cantidad de líquido amniótico se filtra a través de la vagina. La mayoría de las veces, la fuga se detiene en una semana y el embarazo continúa normalmente.
  • Lesión al bebé por la aguja: a veces, el brazo o la pierna del bebé pueden moverse en el camino de la aguja, pero las lesiones graves son poco comunes.
  • Sensibilización al Rh: ocasionalmente, si las células sanguíneas del bebé entran al torrente sanguíneo de la madre durante el procedimiento, el cuerpo de la madre puede comenzar a producir anticuerpos que pueden atravesar la placenta y dañar los glóbulos rojos del bebé. El médico puede realizar pruebas para comprobar si el cuerpo de la futura madre está desarrollando anticuerpos y puede administrar inmunoglobulina Rh para evitar que el cuerpo de la madre los produzca.
  • Desencadenamiento de una infección uterina: esto es raro y ocurre en menos de 1 de cada 1.000 casos.
  • Transmitir una infección al bebé: es posible que no se recomiende la amniocentesis si la madre tiene una infección como hepatitis B o C, toxoplasmosis o VIH / SIDA.
  • Aborto espontáneo: solo existe un ligero riesgo de aborto espontáneo, alrededor del 0,6 por ciento, si la amniocentesis se realiza en el segundo trimestre. El riesgo es mayor si el procedimiento se realiza antes de las 15 semanas de embarazo.

Como todos los padres, quieres lo mejor para ti y tu bebé, y puede ser complicado sopesar las opciones. Tu ginecólogo es el experto que mejor puede recomendarte y también puedes analizar la situación con personas de tu confianza cuando decidas si la amniocentesis es algo que realmente quieres hacer. Recuerda que esta es una prueba opcional que puede brindarte más información, pero es importante hacer lo que más adecuado te parezca a ti.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario