Cómo fomentar la responsabilidad en los niños pequeños

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Como madres, hay un sinfín de valores que queremos enseñar a nuestros hijos: cómo ser bondadosos, educados, respetuosos, honestos, tolerantes, y un montón más. Pero, sin lugar a dudas, una de las cosas que no pueden faltar en esta lista es fomentar la responsabilidad en los niños.

Ser responsable incluye aprender a cuidarse a sí mismo y a los demás, así como a manejar las pertenencias personales, la vida escolar, el hogar y, eventualmente, el trabajo. El aprendizaje de la responsabilidad no ocurre de la noche a la mañana, pero la buena noticia es que se puede enseñar desde muy temprano, incluso en niños de 3 años. Aquí os dejamos 3 consejos que pueden ayudar a tu hijo a aprender los valores de ser una persona responsable.

3 formas de fomentar la responsabilidad en los niños

Predica con el ejemplo

Es difícil enseñar responsabilidad a los hijos si no la practicamos en nuestra propia vida. Los padres tenemos muchas oportunidades a lo largo del día para demostrar a nuestros hijos la importancia de organizarnos y no dejar las cosas para otro momento: hacer la cama cada mañana, fregar los platos después de cenar, hacer los recados, llevar y traer a los niños del colegio, etc.

Para fomentar la responsabilidad en los niños, lo ideal es que vean que no pospones tus tareas aunque estés cansado y que planificas las cosas con antelación para llegar puntual a los sitios.

niños

Dales pequeñas responsabilidades adecuadas a su edad

Los niños aprenden a ser responsables gradualmente, y a partir de los 3 años es un buen momento para empezar a fomentar la responsabilidad en los niños asignándoles tareas sencillas y propias de su edad.

A esta edad, pueden aprender algunos cuidados personales como cepillarse los dientes y lavarse las manos después de usar el baño o antes de comer. También pueden poner su ropa sucia en el cesto, empezar a guardar los juguetes cuando es hora de limpiar y apagar las luces cuando salen de una habitación.

Conforme van creciendo y se introducen en la adolescencia, hay que ir aumentando las responsabilidades gradualmente: poner la mesa, sacar la basura, bajar a comprar pan, limpiar su cuarto, etc.

Es posible que los padres tengan que renunciar a que las cosas se hagan exactamente perfectas y en su horario exacto para acostumbrar al niño a ser responsable: si no lo hacen o «lo hacen mal» y lo hacemos nosotros, no aprenderán. En cambio permitir que un niño «lo haga a su manera» fomentará un sentimiento de orgullo por los logros obtenidos y fomentará un sentido de responsabilidad.

Enseñáles que todo acto tiene sus consecuencias (y que ser responsable consiste en aceptarlas)

No te faltarán oportunidades para poner esto en práctica. Aunque en ocasiones tendrás que intervenir para echar un cable, dejar que tus hijos se equivoquen y sufran las consecuencias de algún despiste o percance es la mejor manera de que aprendan.

fomentar la responsabilidad en los niños a partir de los 3 años

Muchos padres cometen el error de intentar solucionar los pequeños problemas a los que se enfrentan sus hijos en el día a día: llevarles el bocata al colegio si se les olvida, quedarse hasta las tantas de la noche de un domingo haciendo una maqueta de la que no se han acordado, encararse con la profesora si les suspende un examen… Y es un error.

Haciendo esto, en lugar de ayudarles lo que consigues es que se acostumbren a que les saques las castañas del fuego y no aprendan a responsabilizarse de sus propios actos porque mamá siempre estará ahí para rescatarlos.

Por el contrario, si se enfrentan a estas situaciones un par de veces por su cuenta y los castigan en el colegio o se quedan sin ir a una excursión por olvidarse la autorización, irán aprendiendo a ser responsables poco a poco.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario