Para qué se utilizan realmente las bolas chinas

Contenido del artículo

Hoy en día, cada vez más mujeres son conscientes de la importancia del cuidado del suelo pélvico, puesto que no ejercitarlo provoca problemas como incontinencia urinaria, debilidad muscular, dolor en relaciones sexuales, etc. Algunos de los remedios que se pueden utilizar para evitar esta problemática son las bolas chinas.

En el común de la sociedad, las bolas chinas están asociadas a la sexualidad y al placer, pero su principal función es la salud a nivel físico y sexual.

Qué son las bolas chinas y cómo funcionan

Las bolas chinas, bolas de geisha o Ben Wa son mecanismos formados por una o dos bolas unidas mediante un cordón y cuyo interior alberga una bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene al andar o estar en movimiento.

Hay mujeres que notan perfectamente cómo vibra la bolita dentro de la esfera y otras que no, todo dependerá de la debilidad de los músculos del suelo pélvico o que las bolas estén ubicadas en el tercio medio o superior de la vagina, que carece de sensibilidad. No notar esta bolita no significa que no sean eficaces.

La vibración de la bolita interior hace que las paredes de la vagina se contraigan de forma involuntaria, aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular. 

Además, son una buena combinación cuando realizamos ejercicios de Kegel o contracciones voluntarias del suelo pélvico.

Beneficios de un uso regular y continuo

Su uso está recomendado para disfunciones del suelo pélvico, aunque lo más recomendable es contar con un ginecólogo que nos recomiende la mejor opción. A continuación, os presentamos algunos de sus principales usos y beneficios:

  • Combate la incontinencia urinaria.
  • Previene el estreñimiento crónico.
  • Entrenamiento del suelo pélvico antes o después de una cirugía genital femenina.
  • Prevención de prolapsos (el útero cae hacia la vía de parto porque los tejidos que lo sostienen son débiles.
  • Aconsejadas para mujeres que realizan deporte de impacto como Crossfit o running.
  • Mejoran el tono muscular del suelo pélvico combinadas con ejercicios de Kegel.
  • Aumentan la lubricación de la vagina.
Quizá te interese leer:  ¿Cómo tener sueños lúcidos? Trucos para dirigir tus fantasías oníricas

Cómo elegir las bolas chinas adecuadas

Si estamos pensando en comprar bolas chinas y queremos saber cuáles son las mejores para usar y que se adapten a nuestro cuerpo hay que tener en cuenta algunas variables. 

Medidas

La medida estándar está en los 35 mm, aunque existen modelos más pequeños para mujeres que no han dado a luz o que les resulten cómodas. Lo importante es que las bolas estén bien colocadas y no se salgan para que realicen bien su función. Podemos comenzar por un tamaño más grande y un peso menor.

Peso

A pesar de lo que se piensa, es mejor comenzar con bolas chinas de poco peso para mantenerlas dentro de la vagina y que permitan continuar con la terapia. Usando unas muy pesadas que se salgan con facilidad nos frustrará y abandonaremos el entrenamiento. Además, hay que recordar que su eficacia no se basa en el peso.

Número de bolas

La eficacia de las bolas chinas no está en el número de bolas, sino en mantener dentro de la vagina, al menos, una para que la vibración contraiga involuntariamente la musculatura vaginal. Una vez se consiga el tono muscular necesario, se puede pasar a otra de menor tamaño, más peso o unir dos bolas y llevarlas al mismo tiempo.

Es importante que el fabricante ofrezca varias bolas con distintos pesos para comenzar con una e ir combinando con el resto a medida que vamos ejercitando la musculatura en la zona. 

Quizá te interese leer:  13 alimentos que no se deben comer crudos por ser peligrosos

Materiales

La silicona o el ABS/PC de grado médico, al ser hipoalergénicos, están ganando terreno puesto que son garantía de higiene y que no provocarán alteraciones dermatológicas. Hay que evitar componentes como el plástico, ya que pueden contener bacterias.

Por otro lado, es importante evitar los ftalatos o cualquier componente tóxico o irritativo en nuestras bolas chinas. Siempre hay que mirar que tengan la etiqueta correspondiente y la etiqueta de calidad europea CE.

Mitos y realidades en cuanto al sexo

Tenemos que desligarlas de los juegos sexuales tal y como las conocemos. Es un mito que las mujeres podamos llegar al orgasmo con solo meternos las bolas chinas, porque normalmente se introducen en una zona de la vagina donde no existen apenas terminaciones nerviosas y no genera placer alguno.

En todo caso, su uso sí mejora la experiencia sexual de las mujeres ya que incrementa la tonificación de los músculos y, por consiguiente, orgasmos más intensos y duraderos. Así mismo, mejora la lubricación.

¿Dónde comprarlas y cómo cuidarlas?

Actualmente, podemos encontrar un montón de modelos de bolas chinas en farmacias, parafarmacias y sex shops, tanto a pie de calle como online. Para escoger la más adecuada, un especialista o ginecólogo puede ayudarnos, sobre todo si vamos a corregir alguna disfunción.

El mantenimiento dependerá del material de fabricación, aunque existen soluciones higienizantes en el mercado válidas para la mayoría de productos. Es recomendable limpiar las bolas antes y después de su uso para evitar su deterioro y evitar proliferación de bacterias.

Como conclusión, las bolas chinas tienen un poder terapéutico enorme, sobre todo en la zona de los músculos pélvicos. Ayuda a tonificar esta zona, ganando en salud (evitar incontinencia, prolapso, dolor) y en sexualidad (orgasmos más intensos y duraderos).

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!