Hacer patatas fritas en el horno es posible y te contamos cómo paso a paso

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La patata es uno de los alimentos básicos en la dieta mediterránea. Está en la base de nuestra pirámide nutricional. ¿Te gustan las patatas fritas pero sabes que las frituras no son para consumir todos los días? Existe una solución muy sencilla para elaborar unas patatas fritas sanas, crujientes y con todo el sabor: hacer patatas fritas en el horno.

La fórmula básica es tan sencilla que solo requiere de tres ingredientes: patata, aceite de oliva virgen extra y sal. Idealmente, procura utilizar variedades de patata que tengan un alto contenido en almidón para prepararlas al horno. En este artículo os vamos a enseñar cómo hacer patatas fritas al horno muy ricas.

Receta para hacer patatas fritas en el horno

Las patatas fritas son uno de los mejores acompañamientos para casi todo tipo de plato. Sin embargo, los nutricionistas insisten en que no hay que consumir frituras más de tres veces por semana si se quiere comer saludable.

El horno es uno de los aliados de todos aquellos que están comenzando a comer con menos grasas y salsas en las comidas (barcos de pan con salsa, no). A continuación os vamos a explicar cómo cómo hacer patatas fritas al horno sin apenas aceite paso a paso. ¿El resultado? Unas patatas fritas tiernas por dentro y crujientes por fuera.

Hacer patatas fritas en el horno

Ingredientes para hacer patatas fritas al horno

En efecto, para hacer una receta sencilla de patatas fritas al horno solo necesitamos 3 ingredientes:

  • Patatas para freír
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal

¿Cuánta cantidad de cada ingrediente? Respecto a las cantidades, depende de los comensales y el tamaño de la patata para calcular incluso el resto de elementos. Como orientación, puedes tomar como referencia la correlación 1:1, que implica una patata mediana por persona, con una cucharda de AOVE.

A mayores, puedes sumar desde panko, para hacer un pequeño rebozado crujiente a cualquier otra especia, a ajos laminados para que tomen el sabor del ajo.

Paso a paso para conseguir unas patatas fritas jugosas y crujientes

En primer lugar, hay que pelar las patatas. La forma para cortarlas después es indiferente para conseguir el resultado buscado: que estén con apariencia de fritas, jugosas y crujientes.

Si quieres hacer palitos y que queden todos iguales, puedes probar a utilizar la mandolina, que incluye cuchillas para esta forma de cortar las patatas y cocinarlas.

Hacer patatas fritas en el horno

Una vez cortadas, para eliminar el exceso de almidón, es aconsejable dejarlas unos 20 minutos a remojo en agua fría. Con este truco conseguirás que no se peguen unas a otras, que queden más crujientes y sobre todo más sanas.

Cuando vayas a escurrir el agua, pon a calentar el horno a unos 180 grados, con calor arriba y abajo, y si dispones de él, ventilador. Escurre el agua con el almidón que ha soltado y sume el resto de la humedad restante dejándolas sobre papel de cocina absorbente.

Preparando el sazón de las patatas fritas

Ahora, viértelas sobre un bol amplio y rocíalas con el aceite. Remueve bien la patata para que se impregne toda. En caso de que optes por especias u otras soluciones de aderezo para patatas fritas, es en este momento cuando tienes que añadirlas, para que al removerlas, todas las partes se impregnen de los sabores.

A continuación, coloca las patatas sobre la fuente cubierta con papel vegetal, evitanto que queden amontonadas. Introduce la bandeja a una altura media y hornéalas durante 30 minutos a una temperatura mínima de 180 grados.

Es importante remover de vez en cuando las patatas para que todas sus caras se doren por igual. Cuando compruebes que no solo están crujientes por fuera sino que están completamente hechas por dentro, es el momento de apagar el horno y sacar la bandeja. Mientras aún están caliente, aprovechamos el calor para salarlas y que esta penetre más fácilmente en la patata.

Hacer patatas fritas en el horno

Consejos prácticos para mejorar la receta

Ten en cuenta que al minimizar el uso del aceite, al hornearse, el almidón hace que se queden pegadas a la bandeja del horno. Utiliza papel para horno vegetal para que te sea más sencillo despegarlas una vez templadas fuenta del horno. Además, así también proteges la propia bandeja.

Los tiempos de horneado, por su parte, siempre dependen del modelo, la potencia y lo hermético que cierre el horno, además de la cantidad de patatas que vas a hornear.

¿Servir con salsas? En sí mismo, parece una contradicción, ya que hemos utilizado el horno precisamente para conseguir un alimento menos graso y más saludable, y las salsas, aún las caseras, siempre suman calorías e invitan a comer más alimento.

Lo ideal es disfrutar de este sano manjar nada más hechas al horno. Si las quieres preparar con antelación y que estén perfectas en el momento de servirlas, puedes darles un primer horneado, y sacarlas antes de que lleguen a su punto de elaboración. Después solo habrá que volver a calentar el horno y dejarlas unos 5 minutos a temperatura media (150 -180 grados).

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario