Conseguir unas piernas suaves: todos los trucos y consejos que debes saber

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Sabes cómo conseguir unas piernas suaves? Sin duda, es un objetivo que quiere alcanzar la gran mayoría de mujeres. Por ello, es muy habitual el uso de cremas hidratantes, la depilación y otros cuidados que nos permiten presumir de una piel estupenda y de un tacto perfecto. Para que logres esta meta, a lo largo de este artículo vamos a ofrecerte numerosos y sencillos consejos que podrás llevar a cabo de forma rutinaria sin apenas esfuerzo. ¿Quieres saber más? Continúa leyendo.

Conseguir unas piernas suaves

Conseguir unas piernas suaves no es tan difícil como piensas. Tan solo tienes que adaptarte a una rutina que te permitirá cuidar tu piel y mantenerla hidratada en todo momento. Por ello, en este apartado vamos a ofrecerte trucos que debes seguir de manera constante para que tengan efecto. Notarás la diferencia en cuestión de semanas.

Hidratación constante

El aire caliente y frío puede perjudicar a la piel, haciendo que se seque y se agriete. Por ello, no importa si estamos en verano o en invierno, debemos utilizar una loción o una crema hidratante una vez al día. Puedes hacerlo al salir de la ducha, o incluso antes de acostarte, dejándola secar antes de introducirte entre las sábanas. Por otro lado, aunque nos cueste creerlo, los geles de ducha, los jabones y el agua caliente eliminan algunos de los aceites naturales que posee la piel. Por ello, con el fin de reducir el daño, debemos apostar por secar nuestro cuerpo de una manera delicada. Además, con la crema recuperaremos la humedad perdida.

Igualmente, si tu piel es sensible, este tipo de productos es recomendable que sean suaves y que no tengan olor. Esto se debe a que las fragancias que contienen químicos pueden irritar. Además, si las piernas van a estar expuestas al sol, el protector solar es indispensable con el fin de evitar las quemaduras que pueden provocar los rayos del astro rey.

Cambiar la rutina de depilación, muy importante para conseguir unas piernas suaves

Una de las consecuencias de la depilación son los vellos enquistados, y también las irritaciones del afeitado o los cortes que causa la cuchilla. Por ello, si quieres librarte de todo lo anterior, un consejo que debes llevar a cabo es invertir en una buena máquina de afeitar u optar por otros métodos de depilación. Es posible que la cera te parezca un método un poco brusco: quizá la mejor opción para ti sea una depiladora cuyos resultados duren hasta ocho semanas, por lo que tu piel no sufrirá tanto. Eso sí: debes aguantar el dolor que produce el hecho de arrancar el vello.

Conseguir unas piernas suaves

En el caso de que continúes con la idea de afeitarte, una afeitadora eléctrica puede convertirse en un buen truco. Esto se debe a sus recortadores con punta en forma de perla redondeada. Se trata de elementos que pueden deslizarse de manera suave sobre las piernas sin causar ningún tipo de rasguño. Es más, debido a su mango antideslizante, se puede utilizar con la piel mojada o seca, dependiendo de tus gustos.

Luz pulsada

Una forma de eliminar el vello de forma duradera y, a su vez, rápida, es con la tecnología IPL. No es lo mismo que el láser, porque en el caso de la luz pulsada funciona a través de la aplicación de pequeños pulsos de luz sobre el folículo del vello. Estos son absorbidos por la melanina. Así, en los siguientes días el vello se caerá de una forma natural, dejando la piel muy suave.

Exfolia dos veces por semana

La exfoliación sirve para eliminar las células muertas de la piel, además de la suciedad. Un error muy común es exfoliar a menudo, porque el hecho de frotar de forma constante solo provoca que se irrite la piel, sobre todo si esta es sensible.

Por regla general, la piel de una persona adulta se renueva cada veinte o cuarenta días. Por ello, con exfoliarla una o dos veces a la semana será suficiente. Debe hacerse más en verano que en invierno, ya que en los meses más fríos suele estar más irritada y seca. Asimismo, la frecuencia también dependerá del método que se esté utilizando para exfoliar, puede ser con un gel o con un guante, por ejemplo. De este modo, lo mejor es leer las instrucciones de cada producto o preguntarle a un profesional si seguimos teniendo dudas.

Por nuestra experiencia, te aconsejamos que utilices un cepillo corporal sobre la piel antes de ducharte. A continuación, usa un exfoliante corporal durante tu rutina habitual de baño. Por supuesto, debes frotar tus piernas de forma suave para evitar cualquier tipo de rasguño.

Si aplicas todos estos consejos de forma frecuente, podrás presumir de unas piernas perfectas en cualquier estación del año. No solo se notará al tacto, sino que a simple vista tu piel podrá verse nutrida y llena de vida. Además, te olvidarás de las rojeces, los picores y de la piel seca para siempre.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario