Sanear el pelo sin cortarlo: los métodos más efectivos para lucir melena

Contenido del artículo

¿Tienes el cabello dañado pero te encanta presumir de pelo largo? No te preocupes, existen numerosos métodos con los que mejorar la salud de tu melena sin cortarla. A lo largo de este artículo te explicaremos cómo sanear el pelo sin cortarlo, para que vuelvas a presumir de un cabello lleno de brillo y de fuerza.

¿Se puede reparar el pelo sin cortarlo?

Cuando el pelo pierde su proteína natural, la cutícula se rompe y, en consecuencia, el cabello se ve quebradizo y debilitado. Los tratamientos capilares han avanzado muchísimo, hasta el punto de poder reparar casi todo tipo de cabello. En una sola sesión se puede conseguir que un pelo quemado deje de partirse, un avance que hasta hace poco tiempo era una misión imposible.

Cómo cuidar el pelo dañado en casa

En primer lugar, para sanear el pelo sin cortarlo debemos escoger siempre una línea reparadora. Son perfectas para sanear el pelo y devolverlo a su estado más óptimo.

Asimismo, se recomienda apostar por productos naturales. De este modo, debemos evitar las marcas que lleven muchas siliconas, pues te darán una falsa sensación de pelo sano. Los productos más naturales no suelen llevar sulfatos ni parabenos y se introducen más fácilmente en el interior del pelo.

Reparar el pelo quemado

Un pelo quemado se nota muy duro y áspero al tacto, esto sucede porque ha perdido la proteína natural que se encuentra en el interior. Por ello, debemos comenzar con un tratamiento intensivo nocturno específico que nos aplicaremos en todo el cabello y que ayudará a reparar el pelo por la noche.

Al día siguiente, por la mañana, antes de lavarlo, deberás peinarlo con un cepillo que no te rompa el pelo. A continuación, lávalo con un tratamiento acondicionador de limpieza con proteínas y aminoácidos.

Quizá te interese leer:  Trucos para mantener tu cabello saludable

Pasos para sanear nuestro cabello sin cortarlo

Sanear el pelo sin cortarlo

Son varios los pasos que hay que tener en cuenta para sanear el pelo sin cortarlo. A continuación, te explicamos cada uno de ellos.

Hidratación

Siempre es mejor prevenir que lamentar. Por eso es importante observar si tenemos puntas abiertas, encrespamiento, cuero cabelludo seco o irritado… En estos casos, un extra de hidratación servirá para que el cabello recupere su estado normal.

Protector térmico

Someter al cabello a altas temperaturas cuando ya está estropeado es casi como una tortura. Aplica un protector térmico antes de empezar a secar y, después, utiliza aire frío. No olvides, también, que para emplear planchas o rizadores el cabello tiene que estar totalmente seco.

Evitar tratamientos agresivos

Busca alternativas más respetuosas con el cabello para teñir, rizar o alisar. Los químicos quedan descartados hasta que la melena vuelva a su estado normal.

Usar champú y acondicionador para cabellos estropeados

Selecciona cuidadosamente los productos que vas a aplicar durante el lavado. La mejor recomendación es apostar por un dúo de champú y acondicionador formulados especialmente para tratar cabellos dañados.

Mascarillas reparadoras

No hay nada mejor que un tratamiento hidratante para el cabello dañado; y el mejor producto para conseguir que el agua penetre en la melena es una mascarilla.

Busca entre aquellas que contengan ingredientes reparadores como el aceite de oliva, queratina o manteca de karité. Aplícala por todo el cabello, después del champú y el acondicionador, y déjala actuar durante tres o cinco minutos.

Quizá te interese leer:  Protector solar para el pelo ¿Cuál es la mejor opción para no dañarlo?

Errores que debes evitar para recuperar tu cabello sano

El primer paso es no lavarse el pelo a menudo. Debes saber que una de las cosas que se desaconsejan cuando tienes el pelo dañado es lavarlo muy a menudo por su fragilidad. Cuando lo hagas, utiliza champús y acondicionadores que no lleven detergente, ya que al no hacer espuma, pueden utilizarse casi a diario sin problema.

Asimismo, no debes desenredarte el pelo con un peine, ya que podría partirse. Por este motivo, usa tus dedos, se trata del método menos agresivo cuando el pelo está dañado.

Nutrir y evitar ciertos productos

Por otro lado, no te olvides de nutrir el cabello con tratamientos especiales. Después del lavado, utiliza una crema reparadora o sérum una vez se haya enfriado el pelo.

Recuerda no utilizar gomas para recogerte la melena, por lo menos hasta que notes que el pelo ya no se rompe.

Igualmente, no utilices herramientas térmicas por un tiempo. Para volver a tener un pelo sano de nuevo debes dejar de lado las herramientas térmicas. Seca el cabello con un secador iónico y a una temperatura media/baja.

Consejos para mantener el pelo sano

El cepillado es esencial, así que deberás aplicar esta técnica al menos dos veces al día.

Al lavarte el cabello, lo que debes hacer es utilizar agua fresca, usar una cantidad de champú pequeña y hacer una repartición en tres tiempos (desde la frente hacia la nuca, pasando por la coronilla).

Además, aplica el acondicionador únicamente en la mitad baja de tu cabello y nunca utilices el secador a máxima temperatura.

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!