Trucos y consejos para controlar el cabello graso de forma sencilla

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Todos sabemos que es muy incómodo tener el pelo graso. Nos hace sentir inseguros al no mostrar, en ocasiones, nuestra mejor imagen. Por este motivo, a lo largo de este artículo explicaremos cómo controlar el cabello graso de forma sencilla. Si sigues todos nuestros consejos, conseguirás esa melena que tanto estabas buscando.

¿Por qué se engrasa el cabello?

El cabello graso tiene lugar por una producción excesiva de sebo. Según los expertos, el cabello no es graso por una disfunción orgánica, sino por la influencia de las hormonas en las secreciones grasas del cuerpo. 

Por ello, este tipo de problemas capilares se puede intensificar cuando hay importantes cambios hormonales, como por ejemplo, en la adolescencia y durante el embarazo.

¿Por qué se produce el exceso de sebo?

Son muchos los motivos por los que se puede producir el exceso de sebo. A continuación, describimos aquellos más habituales.

Lavado inadecuado

El cuero cabelludo se estropea por exceso de champú o el uso de productos muy fuertes o irritantes. Estos hechos afectan al pH de la piel y estimula la secreción de las glándulas sebáceas.  

Factores genéticos

La tendencia al cabello graso puede ser hereditaria, tanto como nacer con ojos claros o ser alto.

Factores hormonales

Algunos medicamentos como las píldoras anticonceptivas o los que regulan los periodos menstruales pueden producir pelo graso. Lo mismo sucede durante el embarazo.

Pubertad

A lo largo de este período, las glándulas sebáceas tienen una mayor producción y esto se evidencia con la presencia de acné y cabello graso.

Cabello muy fino o lacio

Cada pelo tiene dos o tres glándulas sebáceas que lo humedecen. Si éste es demasiado fino no llega a utilizar toda esta grasa natural y el exceso se deposita en su superficie.

Consejos generales

Controlar el cabello graso no es una tarea fácil. Ahora, si sigues los siguientes consejos generales, notarás mejoría desde el primer momento. Aplícalos.

En primer lugar, para evitar el cabello graso conviene no abusar del secador de aire caliente y dejarlo secar de forma natural. Además, es recomendable no peinarse en exceso para no desparramar la grasa a lo largo de nuestra melena. Asimismo, te aconsejamos el uso moderado de los productos para peinar que lo pueden engrasar.

Productos específicos

Algunas personas tienen el cabello graso y el cuero cabelludo seco. En estos casos concretos es aconsejable un champú específico, como los que contienen, por ejemplo, árbol del té.

Por otro lado, seguir una dieta saludable, consumir abundantes líquidos, hacer ejercicio físico y tratar de reducir el estrés puede ser de gran ayuda para favorecer la salud de nuestro cabello.

Las mejores ofertas para comprar champú para pelo graso que hemos encontrado

OFERTASuperventas No. 1
NATUR VITAL champú sensitive cabellos grasos bote 300 ml
  • Su fórmula hipoalergénica y de alta tolerancia dérmica con acción...
  • Cabello suelto y limpio más tiempo
  • Indicado para cabellos con el cuero cabelludo graso
  • SIN: conservantes parabenos, colorantes, siliconas, aceites minerales, ftalatos...
  • Producto vegano
OFERTASuperventas No. 2
Nuggela & Sulé champú premium con extracto de cebolla - 250 ml.
  • Tratamiento capilar de última generación potenciado con extracto de cebolla...
  • Estimula el crecimiento capilar, dota de más brillo y suavidad al cabello y al...
  • No contiene parabenes y es de uso diario
OFERTASuperventas No. 3
Garnier Original Remedies Arcilla Suave y Limón champú para pelo graso - 300 ml
  • Un auténtico remedio con ingredientes de origen natural, que deja un pelo...
  • Aplicar sobre cabello mojado, masajear suavemente el cuero cabelludo y después...
  • Formulado con Arcilla suave conocida por sus propiedades absorbentes y el limón...
  • Envase 100% reciclable
  • 300 ml

Otros consejos importantes

Para controlar el cabello graso podemos utilizar numerosos trucos, además de los ya mencionados anteriormente, que describiremos a continuación.

Lavar el cabello a menudo

Algunas personas piensan que lavarse el cabello muy a menudo estimula la producción de las glándulas sebáceas, pero esto no es así, sino al contrario. El cabello graso se ha de lavar a menudo, todos los días si es necesario. Si el champú se aplica realizando un masaje sobre el cuero cabelludo, se puede eliminar con cada lavado casi toda la grasa capilar. Si sigues los cuidados adecuados, el cabello graso no será más que un mal recuerdo.

Usa un champú que regule la secreción sebácea

Sobre todo, si aporta volumen y fuerza al cabello. Apuesta por activos naturales que fortalezcan la raíz y mejoren la salud de tu cabello, como el té rooibos o el castaño de indias. Este último combate los problemas de seborrea.

Evita los sulfatos

El fin es conseguir una limpieza suave. Los sulfatos limpian de forma agresiva el cabello llevándose por delante los aceites naturales que nuestro cabello necesita, lo que obliga a las glándulas sebáceas a producir más sebo. Por eso, lo mejor es optar por un champú natural.

controlar el cabello graso

Aceites esenciales

El mentol natural tiene un gran efecto calmante en el cuero cabelludo, siendo especialmente indicado en los más sensibles. Además, su efecto refrescante permite reducir las irritaciones y el enrojecimiento, característico de cabellos grasos.

No frotar el cabello en exceso

Te recomendamos un lavado suave acompañado de movimientos circulares durante un minuto. De esta forma activarás la circulación.

Lávalo con agua tibia

De este modo conseguirás abrir la cutícula y permitirás que se elimine la grasa y los residuos de productos. El agua caliente abrirá la cutícula en exceso y estropeará tu cabello. Por el contrario, el agua fría no limpiará el cabello en profundidad.

Aplica el acondicionador solo si es necesario

Recomendamos no incorporarlo en todos los lavados cuando hablamos de pelo graso. ¿Cuál es la mejor forma de usarlo? Aplica una dosis de acondicionador con el cabello húmedo en las partes más deshidratadas o de medios a puntas. Evita en la medida de lo posible aplicarlo en la raíz. Por supuesto, no olvides aclararlo con abundante agua.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario